Agosto de 2005 | Boletín #19
Editorial

A media mañana del día 3 de agos-to, la Imprenta Nacional puso a disposición de los venezolanos no-venta y cinco (95) ejemplares del muy esperado Arancel de Aduanas. Con ello, el Estado consideró haber publicado el Decreto N° 3.679, satis-fecho la vacatio legis que imponen la Constitución y las leyes y aplica-bles las tarifas y restricciones allí establecidas.

El establecimiento de un término previo a la aplicación de las leyes tributarias, no sólo es una dispo-sición constitucional que obliga al le-gislador, si no también una sabia previsión de casi todas las legis-laciones del mundo que, llevada a la práctica, se traduce en seguridad jurídica para los sujetos pasivos, en facilidad para el funcionariado del activo y en seguro para todos contra sobresaltos y errores.

Desde un punto de vista eminente-mente teórico, el mundo constitu-cional venezolano ha avanzado al tratar la vacación de la ley. Mientras que el artículo 226 de la Consti-tución de 1961 condicionaba a que la ley tributaria estableciera o modi-ficara un impuesto u otra contri-bución, la Carta Magna de 1999 dice en su artículo 317: «Toda ley tri-butaria fijará su lapso de entrada en vigencia. En ausencia del mismo se entenderá fijado en sesenta días continuos.»

Pero además, el cómputo del lapso no queda al libre albedrío del intér-prete. Nuestro Código Civil, en su artículo 12 dice, entre otras cosas: «Los lapsos de días u horas se contarán desde el día u hora sigui-ente a los en que se ha verificado el acto que da lugar al lapso.» ¡He aquí el intríngulis del asunto! El acto que da lugar al lapso es el de la publi-cación y no el de la fecha anteda-tada de la Gaceta Oficial contentiva del Decreto 3.679; por tanto, el primer día del lapso (dies a quo) es el 4 de agosto y el último (dies a quem) el 7 de septiembre, habida cuenta de que el artículo 26 del De-creto que promulgó el Arancel de Aduanas le establece una vacación de 25 días hábiles contados a partir de su publicación.

Aunque usted no lo crea.

C.A.S.


Este mes en el Boletín...
A los lectores
El Arancel de Aduanas
El Cabotaje
Nuevo Arancel de Aduanas
Don Quijote y los molinos de viento
A los lectores

El Boletín Aduanero es órgano infor-mativo de su Portal www.adua-nas.com.ve. Los artículos y demás material que no lleven firma, son responsabilidad del editor; no así los artículos y opiniones de nuestros co-laboradores.
El editor se reserva el derecho de publicar o no el material que tengan a bien enviarle. En el primer caso, se insertarán tal como se reciben, sin realizar modificaciones al texto.
La publicación no debe entenderse como aquiescencia de todo o de parte del contenido por parte del editor o de quienes trabajan en www.aduanas.com.ve o en el Boletín Aduanero.

El Arancel de Aduanas

El Arancel de Aduanas es, por encima de cualquier otra consideración, un acto administrativo, no solamente porque emana de una autoridad administrativa sino también, y sobre todo, porque es en sí un acto de ejecución de la ley, o sea, un acto... Leer el artículo completo

El Cabotaje

El artículo 72 de la Ley Orgánica de Aduanas define el cabotaje como “tráfico marítimo, fluvial, lacustre y aéreo de mercancías y equipajes nacionales o nacionalizados, entre diversos lugares del territorio del país”...  Leer el artículo completo

Nuevo Arancel de Aduanas

En entrega pasada de este Boletín quedó planteado concluir en el de hoy el tema titulado “Aduanas a la DerIVA (I)”; sin embargo, por haber entrado recientemente en vigencia un instrumento de marcada... Leer el artículo completo

Don Quijote y los molinos de viento

En esto, descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo; y, así como don Quijote los vio, dijo a su escudero:
–La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear...  Leer el artículo completo

Suscríbete al Portal Aduanero
www.aduanas.com.ve

Editor: Carlos Asuaje Sequera
Coordinadora general: Anyiberth Provenzali
Cpyright © 2004 Informaduanas77, C.A. Todos los derechos reservados.