Junio de 2006 | Boletín #29
Editorial

Los gastos en los cuales incurren los importadores con motivo de la nacionalización de las mercancí-as, bien para satisfacer exi-gencias tributari-as traducidas en impuestos y tasas, ya para cubrir pagos a los auxiliares de la Administración Aduanera (agencia-miento y almacenamiento), o los necesarios para obtener permisos, certificados y licencias y aquellos imputables al traslado de los cargamentos hasta sus almacenes, tienen un carácter altamente infla-cionario. Sin importar las cuentas que vayan a engrosar, cada bolívar pagado por el importador se suma a la estructura de costos de los bienes y se va multiplicando en las muchas veces largas cadenas de comerciali-zación. En su traslado hasta las manos del consumidor, cada esla-bón de la cadena recupera la inversión, satisface sus gastos y agrega la natural ganancia comer-cial. De 20% en 20% y muchas veces más, los precios de los pro-ductos asemejan una bola de nieve que aumenta su masa a lo largo del descenso; al final, un consumidor inerme adquiere el bien encarecido mientras toda posibilidad de ahorrar desaparece ante la inclemencia de la carestía.

La proliferación de servicios autóno-mos sin personalidad jurídica que deben procurarse su sustento me-diante el cobro de los servicios que prestan, como es el caso del Servi-cio Autónomo de Sanidad Agrope-cuaria (SASA) y del Servicio Autó-nomo Nacional de Normalización, Calidad, Metrología y Reglamentos Técnicos (SENCAMER), orientados por la usura y no por la vocación de servicio público, hinchan los gastos previos a las importaciones, sin que en la práctica se noten los beneficios de sus gestiones.

De diferente manera, cada quien quiere hacerse presente en el convite de las aduanas, con la anuencia de un Estado que no ha lo-grado entender que de las aduanas dependen efectos económicos de evidente importancia; que la inflaci-ón y el Servicio Aduanero tienen es-trecha parentela y que estos orga-nismos encargados del control del comercio internacional –bien mane-jados– pueden hacer mucho en beneficio del país y de su gente.

C.A.S.


Este mes en el Boletín...
A los lectores
El Fraude en Aduanas
Las mercancías y Privilegios Aduaneros
Suspensión del Acto Recurrido
Capitulación de Ayacucho
A los lectores

El Boletín Aduanero es órgano informativo de su Portal adua-nas.com.ve. Los artículos y demás material que no lleven firma, son responsabilidad del e-ditor; no así los artículos y opinio-nes de nuestros colaboradores.
El editor se reserva el derecho de publicar o no el material que tengan a bien enviarle. En el primer caso, se insertarán tal como se reciben, sin realizar modificaciones al texto.
La publicación no debe entenderse como aquiescencia de todo o de parte del contenido por parte del editor o de quienes trabajan en www.aduanas.com.ve o en el Boletín Aduanero.

El Fraude en Aduanas

Con la maestría propia de las normas cuyo origen se pierde en la largura de su historia, el artículo 464 de nuestro Código Penal define el fraude en los siguientes términos: «El que, con artificios o medios capaces de engañar o sorprender la buena fe de otro, induciéndole en error, procure para si o para otro un provecho injusto con perjuicio ajeno, será penado... Leer el artículo completo

Las mercancías y los Privilegios Aduaneros

Es conveniente despejar las dudas y confusiones que existen en Venezuela sobre el verdadero significado y alcance de aquellas instituciones del Derecho Aduanero que permiten a las autoridades públicas ejercer dominio sobre las mercancías objeto de operaciones de tráfico exterior..Leer el artículo completo

Suspensión del Acto Recurrido

Como sabemos, una consecuencia de la interposición del Recurso Jerárquico, según lo estipulado en el artículo 247 del Código Orgánico Tributario, es la suspensión ope legis (es decir, de pleno derecho o sin pronunciamiento previo de nadie) de los efectos del acto recurrido... Leer el artículo completo

Capitulación de Ayacucho

«Don José Canterac, teniente general de los reales ejércitos de S. M. C., encargado del mando superior del Perú por haber sido herido y prisionero en la batalla de este día el excelentísimo señor virrey don José de La Serna, habiendo oído a los señores generales y jefes que se reunieron después que, el ejército español...  Leer el texto completo

Suscríbete al Portal Aduanero
www.aduanas.com.ve

Editor: Carlos Asuaje Sequera
Coordinadora General: Anyiberth Provenzali
Copyright © 2006 Informaduanas77, C.A. Todos los derechos reservados.