Diciembre de 2007 | Boletín #40
Editorial

La reiterada petición de que al servicio aduanero se le otorgue ampli-a autonomía, está muy lejos de ser un de-seo baladí, o el producto de mentes tras-nochadas; por el contrario, se fundamenta en razo-nes tan obvias que nos apena tener que repetirlas una y otra vez.

Nadie ha intentado siquiera explicar las razones por las cuales un organismo dirigido a controlar la entrada y salida de mercancías del territorio nacional, se encuentra formando parte de una organi-zación dedicada a la recaudación de impuestos; pocos se han preguntado por qué la Constitución en el numeral 12 de su artículo 156 se refiere a los impuestos sobre la renta, a los de sucesiones, a los de donaciones, al capital, a la producc-ión, valor agregado, etc, mientras que utiliza el término gravámenes al referirse a los tributos recaudados por la actividad aduanera. Todo indica que la más importante razón por la cual el servicio aduanero se encuentra secuestrado por el SENIAT, es la apropiación de la tasa por servicios de aduanas, mal llamada tasa que financia generosa-mente actividades no aduaneras del organismo recaudador.

Ninguno en su sano juicio se atre-vería a proponer la creación de un hospital que dispensara por igual cuidados a humanos y animales. Si tal extravagancia llegara a materia-lizarse en nombre de la salud universal, mal la pasarían los unos y los otros; los primeros perecerían cuando el instituto fuese dirigido por veterinarios y lo propio sucedería a los animales cuando la dirección recayera en los médicos. Mutatis mutandis, ese es el caso que nos ocupa.

Lamentablemente se ha priorizado el financiamiento del SENIAT sobre el interés del país de tener unas aduanas que cumplan cabalmente los fines para las cual fueron crea-das; Venezuela ha renunciado al de-recho de tener unas aduanas exito-sas y con ellas a múltiples beneficios sociales y económicos, a cambio de transfundir recursos a un organismo que podría agenciarlos en otros lu-gares y de forma menos perniciosa.

C.A.S.


Este mes en el Boletín...
A los lectores
Garantías
Un ejemplo a no seguir
Multa 121 a) de la LOA
Máximas del Tribunal Supremo de Justicia
A los lectores

El Boletín Aduanero es órgano informativo de su Portal adua-nas.com.ve. Los artículos y demás material que no lleven firma, son responsabilidad del editor; no así los artículos y opiniones de nuestros colabora-dores.
El editor se reserva el derecho de publicar o no el material que tengan a bien enviarle. En el primer caso, se insertarán tal como se reciben, sin realizar modificaciones al texto.
La publicación no debe entenderse como aquiescencia de todo o de parte del contenido por parte del editor o de quie-nes trabajan en www.aduanas.com.ve o en el Boletín Aduanero.

Garantías

La aduana toma en prenda las mercancías que llegan a su zona primaria, con el objeto de garantizarse el pago de los gravámenes y el cumplimiento de los requisitos a que ellas pudieran estar sometidas... Leer el artículo completo

Un ejemplo a no seguir

En Gaceta Oficial Nº 38.797 de 26-10-07 fue publicada la Resolución Nº 1.948 de la misma fecha emitida por el Ministro del Poder Popular para las Finanzas, Rodrigo E. Cabeza Morales, cuyo principal objetivo..Leer el artículo completo

Multa 121 a) de la LOA

En las aduanas de Venezuela, desde hace cierto tiempo, se comenzó a aplicar la multa correspondiente al artículo 121 a) de la Ley Orgánica de Aduanas... Leer el artículo completo

Máximas del Tribunal Supremo de Justicia

MOTIVACIÓN DEL ACTO ADMINISTRATIVO. «Ha precisado esta Sala en diferentes oportunidades, que toda resolución administrativa resulta motivada cuando contiene los principales elementos de hecho y de derecho...  Leer el texto completo

Suscríbete al Portal Aduanero
www.aduanas.com.ve

Editor: Carlos Asuaje Sequera
Asistente: Kemel Mourad
Copyright © 2007 Informaduanas77, C.A. Todos los derechos reservados.