Julio de 2010 | Boletín #51

Editorial

El caso de las medicinas y ali-mentos descom-puestos y las di-ferentes reac-ciones del sector gubernamental, nos llaman a una angustiada y profunda refle-xión.

Desde nuestro punto de vista, como venezolanos y como aduaneros, lo más grave no es el daño patrimonial causado, ni el perjuicio ambiental y, ni siquiera, los potenciales daños para la salud del sector más pobre del País, que es quien se aprovisiona en PDVAL, Mercal y similares. Lo aterrador es la comprobación de que en Venezuela no hay justicia y escasea la decencia; de que los órganos del Estado encargados de impartirla actúan en función de intereses grupales, en clara desobediencia a la Constitución y las leyes: el Ministerio Público es un ejecutor de venganzas políticas; el sistema judicial plagado de jueces provisorios designados a dedo, se presta a la criminalización de la disidencia y a la impunidad de los gobernantes, de manera cada vez más explícita.

Como sucedió con el affaire de RECADI hace ya varias décadas, las aduanas se encuentran involucradas hasta los tuétanos en el escándalo de la podredumbre. Es evidente que uno de los fines de los delincuentes fue extraer dólares obtenidos mediante la sobre-facturación de medicinas y alimentos que, próximos a vencer, se adquieren con grandes descuentos en el mercado internacional. Los reconocedores aduaneros, sumisos ante la calidad del consignatario, no verificaron precios con lo cual se convirtieron en cómplices por omisión del cumplimiento de sus deberes fundamentales.

Muchos de los bienes podridos cayeron en estado de abandono legal, por lo que se han debido realizar los proce-dimientos y notificaciones pautados en la ley, pero la aduana, en un papel de proxeneta inadmisible en un país decente, prefirió mirar hacia otro lado para no molestar los negocios de los poderosos.

Con deseos de equivocarnos, creemos que el colofón de esta historia de podredumbre física y moral será la impunidad, promotora de nuevos delitos. Ante ello, pensamos: Vamos mal ¡Dios proteja a Venezuela!

C.A.S.

Sigue a tu PortalAduanero en Twitter

Este mes en el Boletín...

A los lectores
Almacenaje y almacenamiento
El caso de los contenedores
Empleo genérico del masculino
Soberanía española

A los lectores

El Boletín Aduanero es órgano informativo del Portal adua-nas.com.ve. Los artículos y demás material que no lleven firma, son responsabilidad del editor; no así los artículos y opiniones de nuestros colabo-radores.
El editor se reserva el derecho de publicar el material que tengan a bien enviarle. En todo caso, se insertarán tal como se reciben, sin realizar modificaciones al texto.
La publicación no debe entenderse como aquiescencia de todo o de parte del contenido por parte del editor o de quienes trabajan en www.aduanas.com.ve o en el Boletín Aduanero.

Almacenaje y almacenamiento

Se ha sostenido durante mucho tiempo que el almacenaje aduanero tiene carácter de tasa, sin entrar en mayores consideraciones. Este artículo ... Leer el artículo completo

El caso de los contenedores

Como he dicho otras veces, cuánto quisiera haberme equivocado al criticar el funcionamiento de nuestra Administración Aduanera y al resaltar .. Leer el artículo completo

Empleo genérico del masculino

El masculino es en español el género no marcado, y el femenino, el marcado. En la designación de personas y animales... Leer el artículo completo

Soberanía española

La exploración, conquista y colonización de América, impulsada por los conocidos mitos, por lo demás típicamente medievales, de ciudades doradas que albergarían... Leer el texto completo

Suscríbete al Portal Aduanero
www.aduanas.com.ve

Editor: Carlos Asuaje Sequera
Copyright © 2009 Informaduanas77, C.A. Todos los derechos reservados.