Agosto de 2011 | Boletín #54

Editorial

Durante muchos años trabajamos para que la le-gislación adua-nera dejara de ser, por su dis-persión e inco-herencia, pro-motora de vicios y sustento de corruptelas. Antes de la aparición de la Ley Orgánica de Aduanas en 1979, la multiplicidad y profusión de normas restrictivas convertían a los importadores en osados aventureros capa-ces de avanzar en una carrera de obstáculos sobre un campo minado. Las garantías constitucionales establecidas en la Carta Magna de 1961, eran soslayadas por normas de variada índole que, a pesar de su subalternidad con respecto al texto constitucional, prevalecían en los terrenos de la práctica y de sus consecuencias. Por razones de mera justicia, aquel statu quo no debía continuar; era preciso dotar a todos de seguridad jurídica, para que las emboscadas legales desaparecieran y su lugar se erigiera el Estado de derecho, es decir, un Estado plenamente sujeto a las disposiciones constitucionales y legales, de manera que el ciudadano pudiera disfrutar sus derechos y defender sus intereses como miembro de un país democrático y no como súbdito de un régimen feudal.

Apuntando en este sentido se redactó el artículo 84 (ahora 83) de la Ley Orgánica de Aduanas; en él se confirió al Arancel de Aduanas el monopolio de señalar las restricciones a las operaciones aduaneras dentro de una preestablecida clasificación. Así, la Ley catalogó las mercancías en gravadas, no gravadas, prohibidas, reservadas, etc., dejando que fuese el Arancel quien calificara cada subpartida dentro de esa clasificación.

Hoy se atisba que esa conquista quiere ser echada a un lado, cuando funcionarios cuya ignorancia sólo es superada por su descaro para extorsionar, pretenden aplicar restricciones a troche y moche salvo, claro está, que la forzada generosidad de la víctima esté a la altura de sus apetitos. Ese es el tipo de aduanas que tenemos que soportar hoy. Ese es el tipo de aduanas que debemos erradicar para siempre por amor a la patria, con paciencia, coraje y fe.

C.A.S

 

Sigue a tu PortalAduanero en Twitter

Este mes en el Boletín...

A los lectores
Multas y Resolución 2.170
Ley de Contrabando
Contrabando y fraude aduanero
Circular sobre valoración

A los lectores

El Boletín Aduanero es órgano informativo del Portal adua-nas.com.ve. Los artículos y demás material que no lleven firma, son responsabilidad del editor; no así los artículos y opiniones de nuestros colabo-radores.
El editor se reserva el derecho de publicar el material que tengan a bien enviarle. En todo caso, se insertarán tal como se reciben, sin realizar modificaciones al texto.
La publicación no debe entenderse como aquiescencia de todo o de parte del contenido por parte del editor o de quienes trabajan en www.aduanas.com.ve o en el Boletín Aduanero.

Multas y Resolución 2.170

A mediados del mes de julio, la prensa reseñado que el SENIAT había recaudado 8,3 millones de bolívares por concepto de multas impuestas ... Leer el artículo completo

Ley de Contrabando

El 02 de diciembre de 2005 fue promulgada en Venezuela una Ley sobre el Delito de Contrabando, mediante la cual fueron derogadas las disposiciones ... Leer el artículo completo

Contrabando y fraude aduanero

La tendencia a tratar el contrabando y el fraude aduanero como delitos similares o con raíz común, es un error que por reiterado pudiera  ... Leer el artículo completo

Circular sobre valoración

Por considerarlo de interés general, hemos incluido en este boletín una circular emitida por la Gerencia de Valor ... Leer el artículo completo

Suscríbete al Portal Aduanero
www.aduanas.com.ve

Editor: Carlos Asuaje Sequera
Copyright © 2009 Informaduanas77, C.A. Todos los derechos reservados.